31 mar. 2016

Situación del Airsoft en España

Tras unos cuantos días de navegar por Internet (aunque más que navegar ha sido sumergirse en las profundidades), por fin hoy he visto la luz sobre la legislación actual en torno a las réplicas para practicar Airsoft.

Mirarse el estado legal de estas pistolas a base de aire comprimido no es tontería, aunque lo parezca. Las réplicas de Airsoft son imitaciones de armas de fuego reales (de ahí su nombre), y por tanto, pueden confundir a cualquiera que las vea sin saber lo que son. Su diferencia es que, en lugar de disparar munición real, lo que proyectan son pequeñas bolas de plástico de 6 milímetros de diámetro. Además, su precio en la red parte de los 5 euros (de una pistola de plástico accionada a muelle), por lo que adquirirlas es muy sencillo.

El tema es que según los últimos Boletines Oficiales del Estado, las réplicas, por muy baratas o caras, potentes o pobres que sean, se clasifican como armas de cuarta categoría. Deben estar siempre registradas con un número de serie que graban en las armerías autorizadas por el Estado, y de no contar con dicho número, se considerarán ilegales hasta que se tramite el proceso de adjudicación.
Finalmente, para sacarlas a la calle se necesita un permiso de tenencia de armas (la licencia de armas), lo cual requiere disponer del número del armero, el resultado de un examen psicotécnico y una cantidad de dinero variable entre municipios (en mi caso, sería gratuito). Desde luego, no son juguetes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario