18 mar. 2016

7th mkI

Así de "original" es el nombre que le he dado al ordenador que he montado por mi cumpleaños (estoy un poco obsesionado con el tema egipcio y sus pirámides, y con mi nombre artístico).


Montaje


El día 1 de marzo de 2016, tras un largo examen de lengua y otro más corto de inglés, termino los exámenes del segundo trimestre y vuelvo a casa. 15 minutos después, miro por la ventana y hay una furgoneta de Correos aparcada en la calle.

Efectivamente, era el pedido de piezas que realicé el día anterior, ya habían llegado. Dos cajas bastante grandes, una de ellas con la caja del ordenador en sí y otra con los componentes internos.





Me vienen dos cajas: La del ordenador y otra con el resto de material. No tienen ningún misterio, pero es curioso que en la caja de abajo (la que trae los componentes internos) encajan perfectamente la caja de la placa base con la caja de la tarjeta gráfica.



El relleno de la caja es una cadena de bolsas llenas de aire. Ningún misterio por aquí.



En sentido horario empezando por la caja pequeña de las 12 en punto: El procesador, el adaptador de red inalámbrica, la fuente de alimentación, el lector-grabador (o el disco duro, no estoy seguro), la tarjeta gráfica (la caja de debajo), la tarjeta de memoria RAM y los cables SATA.



De izquierda a derecha, la tarjeta gráfica y la placa base encajando perfectamente.



Lo primero era sacar la caja de su envoltorio. Como sorpresa de cumpleaños, a pesar de que en su web las fotos de este producto son las correspondientes a la versión sin ventana lateral, los de PCComponentes me han mandado la edición con ventana.

El paso siguiente fue sacar todos los componentes y dejarlos a la vista y a mano. En mi caso, la superficie elegida para ello ha sido la cama, porque en ella puedo poner todas las cosas sin estorbar en la mesa, donde iré montanto el ordenador. En este momento, y siendo la primera vez que hago un ordenador a piezas (mi primer ordenador de sobremesa, en realidad; hasta ahora he trabajado con un portátil), necesito tener una visión general porque no estoy muy seguro de si tengo o no todas las partes, y de cómo voy a ensamblarlas. Al terminar, me daré cuenta de que es un proceso muy fácil.



La caja de la gráfica en todo su esplendor. Aunque lo pueda parecer, no me he comprado este modelo por el rollo gaming ni por el overclock. Más tarde hablaré sobre mi elección de componentes.



La placa base dentro de la bolsa antiestática.



La fuente de alimentación, semimodular para evitar cableado innecesario.


El resto de cables de la fuente. Solo necesité usar uno de ellos, para dar corriente al lector y al disco duro, con conectores SATA.



En este momento es en el que comienzo el montaje. Lo primero es situar el procesador en la placa base, y encima de él, el disipador. Así viene el pack de procesador y disipador en su caja: era tan pequeña que me había asustado al creer que no traía la refrigeración: eso me habría fastidiado la mañana.



 La placa base con el procesador y su correspondiente refrigeración, además de la RAM.



 Una foto un poco borrosa: estoy aquí probando todos los componentes para comprobar que funcionan correctamente. Es un paso que he visto mucho en Internet y que es muy recomendable. Me llevé un buen susto con la fuente por una luz LED que tiene en la parte exterior. Imaginaba que se iluminaría con encenderla, pero en realidad sólo funciona cuando el ordenador está en funcionamiento. Estaba encendiendo y apagando la fuente porque creía que me había llegado rota: un fastidio porque había cogido la mejor de la marca.



 Aquí se ve la placa base y todos los cables que tiene la caja y que corresponden a las conexiones frontales, los botones de encendido y reinicio, y los LEDs indicadores de energía y acceso al disco duro.



Con el lector, el disco duro, la tarjeta de red inalámbrica y sus correspondientes cables instalados. Aunque no se aprecia, el espacio que tiene la caja en la parte trasera de la placa base me permite pasar los cables que no necesitan ir por delante para tener más o menos ordenado el interior. Aún así, comparado con los ordenadores de sobremesa que he visto hasta ahora (con cables IDE) y dado el tamaño de la caja, no estorban nada de nada, y el flujo de aire es óptimo.



 Con la fuente de alimentación y la tarjeta gráfica ya instaladas. Esos dos cables que no he podido pasar por detrás son los de alimentación para la placa base, y la tarjeta gráfica (MSI Gaming 750 Ti) no necesita alimentación, así que simplemente está conectada a la ranura PCIe 16x.





Y el ordenador terminado, colocado y con sus pegatinas. 


Elección de piezas


¿Por qué estas piezas? En esta parte del post voy a intentar responderme a mí mismo a la pregunta de por qué he escogido las piezas que he escogido, y por qué no haber elegido otras.


Caja


Estuve mirando cajas de ordenador hasta el último o penúltimo día antes de la compra. La verdad es que no sabía que había un estándar en tamaños de cajas, placas base, y demás piezas, pero debí suponerlo porque era obvio. Las cajas se dividen en cuatro categorías: MicroATX, MiniATX, MidATX y Full ATX o Full Tower, en orden de tamaño. Las tres primeras se encuentran en la gama de precios más grande: puedes comprar una con fuente de alimentación integrada por 20€, o puedes elegir una de buena marca por 150€. A partir de 160-180€ comienzan las Full Tower, las cajas más grandes y más caras, y por consiguiente de mayor calidad, más espaciosas y mejor ventiladas.

Estuve vagando por la sección de cajas MidATX hasta que, con el presupuesto ya fijado (600€) y todos los componentes escogidos, me sobraban 40€ para la caja. Entonces busqué la más grande y (aparentemente) mejor por ese precio, y la elegida fue una Aerocool Aero 500. Es una caja bastante grande y amplia, con tres bahías de discos duros (algunas tienen 5, 6 y 7, lo que hace que tengas menos espacio en el interior; a pesar de ello, las que cuentan con tal número de bahías tienen un sistema modular mediante el cual las puedes retirar), dos slots para lectores y frontales, toda la parte frontal y la de arriba con rejilla (para la ventilación), salida de aire en la parte inferior para la fuente de alimentación y un sólo ventilador incluido.

Aunque a veces se nota que la caja es barata (no encaja del todo bien la fuente con su abertura posterior, ni las tarjetas PCI con sus ranuras; los interruptores (que no uso) para controlar la velocidad de los ventiladores son muy duros), en general parece robusta, tiene buen aspecto y no da ningún problema grave. Todo un acierto.


Fuente de alimentación


Desde el principio busqué (después de informarme) una fuente semimodular con eficiencia plata u oro. En general, por el precio que rondaba (70€), las de eficiencia oro no eran modulares. Encontré la Tacens Valeo V de 700W por 73€, semimodular y de eficiencia plata (una eficiencia máxima del 85% a media carga, 350W, la potencia que consumiría mi sistema si trabajara al tope; 700W es una barbaridad, y aún así, se venden fuentes de 1200W). Además dispone de sistemas de protección relacionados con sobrecargas y bajadas de tensión (imagino que cualquier fuente decente tendrá estas funciones), y en principio también uno para ser muy silenciosa (algo que busco, ya que trabajo con sonido).


Disco duro, lector y tarjeta de red inalámbrica

Para esto no me lié mucho: el mejor disco duro para cualquier montaje normal (según Internet) era un Western Digital Caviar Blue con conexión SATA3, en mi caso, de 1 Terabyte de almacenamiento. El lector es un Asus DRW-24F1MT, que permite leer y escribir DVD y CD. La tarjeta de red inalámbrica la necesito por la distancia de mi mesa al router (o módem, nunca sé cuál es la palabra correcta), y es una Asus PCE-N15. 2-3€ de diferencia con la PCE-N10 y tiene el doble de velocidad máxima (por si acaso).

Placa base

Antes de elegir placa base, elegí procesador (AMD), dado que de éste depende el tipo de "socket" (zócalo, el conector del procesador con la placa) y, por tanto, la placa (y viceversa: se puede escoger antes la placa que el procesador). La placa elegida es una MSI 970 Gaming, pero no por el apodo "gaming" (vaya rollo con el temita), sino por su mayor número de ranuras PCI(e) y la mayor calidad de la tarjeta de audio integrada. Ningún problema con ésta tampoco. Además, tiene una opción en la BIOS que se sincroniza con Windows 8 y permite un arranque rápido que siempre viene bien.

Procesador

 El procesador tampoco fue muy difícil: buscaba algo que me diera una gran multitarea, pero con un presupuesto reducido.

Yo vengo de un ordenador con un AMD A4, lo que significa que he estado trabajando bastante cómodamente con un procesador doble núcleo a 1,9 GHz que además actúa como procesador de gráficos. Dejando eso de lado, cualquier procesador era buenísimo, y el AMD FX 8320E era un buen candidato. 8 núcleos para la multitarea y "capado" de serie a 3,2 GHz para tener un consumo de 95W a máximo rendimiento. El problema de los procesadores Intel, aunque (supuestamente) mucho mejores que los AMD, es su precio, por eso los descarté rápidamente. Además, los AMD no tienen ningún problema de bloqueo: el 8320E puede trabajar perfectamente bien con un "overclock" de 4 GHz o más, si tienes un disipador que mantenga una temperatura baja y estable. (Actualizo: no hace falta ningún "overclock" para llegar a 4 GHz. El procesador hace lo que le da la gana. Eso sí, parece que los 4 GHz sí es un techo de frecuencia que, para ser eliminado, necesita un "overclock".)

En resumen, por 130€ es un procesador rápido y versátil.

 Tarjeta gráfica

Desde el principio no busqué un procesador gráfico que me ejecutara todos los últimos juegos en su máxima configuración gráfica a una resolución de 4K. La MSI Gaming 750 Ti tenía una buena relación calidad-precio (130€), no necesitaba alimentación adicional (bajo consumo) y disponía de un sistema de refrigeración que la mantiene silenciosa en una situación de reposo y carga baja o media. Por consiguiente, fue la elegida, y me permite jugar de vez en cuando a mis videojuegos (que no son los últimos estrenos), y mostrar la interfaz de mis programas de audio con una fluidez espectacular y sin problemas.


Otras consideraciones

Todos los componentes que llevan ventilador los compré especialmente silenciosos (menos el disipador del procesador, que ese lo voy a cambiar en breve para que sea silencioso de verdad). Tanto la fuente como la gráfica han dado resultado, pero lo que no me esperaba era que el ventilador que incluía la caja (un Aerocool normalito) fuera a ser también muy silencioso. Actualmente, lo que más ruido hace es el lector de discos, que cuando está trabajando vibra y resuena en toda la caja, y el disco duro, que también hace algún pequeño ruido cuando lee y escribe.

El sistema de "Overclocking" (OC Genie) que lleva integrado la placa base no se lleva muy bien con Windows. De las 2 veces que lo he probado, una de ellas ha resultado en BSOD (pantallazo azul)  

No hay comentarios:

Publicar un comentario