22 feb. 2015

Plantas transgénicas (I): Ventajas e inconvenientes

Se define planta transgénica como aquella cuyo código genético ha sido modificado de forma artificial, insertando uno o más genes de otra especie para conseguir ciertas características en ésta que no puede adquirir mediante procesos de reproducción no alterados.
Los genes que se añaden al código genético del vegetal a modificar pueden ser o no de una planta, de forma que se usan  también genes de animales y bacterias. Un ejemplo de esto es el maíz Bt, que contiene el gen de una bacteria y produce su propio insecticida.

VENTAJAS DE LAS PLANTAS TRANSGÉNICAS

Desde que el ser humano empezó a cultivar de forma doméstica, las diferentes plantas se han ido adaptando según se han cruzado unas con otras para obtener las mejores características de cada una y mejorar los cultivos, al igual que ocurre con el ganado y los animales domésticos.

La práctica de la selección artificial para la modificación genética de los vegetales se llama fitomejoramiento, y como muchas prácticas agrícolas se lleva realizando miles de años. Gregorio Mendel, uno de los pioneros de la genética, practicaba fitomejoramiento, como muchos de los biólogos de su época. Incluso algunas de las especies de flores más conocidas, como el clavel, la dalia y el crisantemo han sido seleccionadas artificialmente hasta llegar a alcanzar las características que conocemos de cada una ahora.

Pero hay ciertos tipos de modificaciones a las que no puede llegar el fitomejoramiento, como por ejemplo:

-Resistencia a insectos: La introducción del gen Bt a las plantas hace que produzcan su propio insecticida, evitando así las plagas, que provocan grandes pérdidas en cultivos de todo el mundo. Además, la resistencia natural a insectos hace innecesario el uso de plaguicidas químicos, reduciendo así los costes totales del cultivo y evitando la contaminación del suelo.

-Resistencia a herbicidas: las plantas resistentes a ciertos herbicidas permiten que un campo entero sea rociado de éste, matando a las plantas que no interesen y dejando intactas a las que se quiere cultivar.

-Resistencia a los cambios ambientales: Se suelen introducir genes de arqueobacterias o animales a ciertas plantas para que aguanten determinadas condiciones que serían extremas para las plantas no transgénicas. Esto permite cultivar en suelos marginales, es decir, suelos que no suele admitir dicha planta, y así aumentar la superficie cultivada.

-Mejora del aspecto exterior: Esta motivación para la modificación de plantas se suele dar en flores, en especial la manipulación del color, obteniendo colores inexistentes en la naturaleza.

DESVENTAJAS DE LAS PLANTAS TRANSGÉNICAS

La transgenización de las plantas, al igual que beneficios, pueden dar lugar a efectos no deseados, tanto en ellas mismas como en otras plantas o seres vivos, como por ejemplo:

-Efectos colaterales de los genes Bt: El insecticida natural que produce el gen Bt suele ser lo suficientemente específico como para no dañar a otros seres, pero esto no es siempre así. Ciertas proteínas generadas por los genes Bt se cristalizan en los granos de polen de las plantas transgenizadas y viajan, gracias al viento, hacia otros animales o plantas los cuales pueden ser intoxicados por éstas.

-Generación de plagas: Las plantas resistentes a herbicidas pueden interactuar con la maleza y otras plantas, compartiendo los genes que les dan tal característica y creando plantas resistentes a herbicidas pero indeseadas para el cultivo, lo que hace que para acabar con ellas se deban usar agroquímicos más agresivos hacia éstas plantas y, en consecuencia, dañar el ecosistema de alrededor.

-Perjuicio al ecosistema: La modificación genética de las plantas puede hacer que se rompan relaciones naturales entre ellas y otros seres vivos, lo cual rompería ciertas cadenas de desarrollo. Un ejemplo se daría con insectos polinizadores como abejas, las cuales sin la capacidad de transportar el polen (de plantas sin polen, por ejemplo) no podrían obtener el alimento que necesitan y se pondría el peligro la población de dicha especie en la zona afectada.

-Creación de alergias: Al introducir genes extraños en plantas de consumo humano habitual, se pueden generar nuevas alergias en la población.

Los alimentos no transgenizados son los consumidos habitualmente, y aunque es cierto que a través de los siglos la domesticación de las plantas salvajes ha contribuido a su modificación genética, en esos miles de años ocurridos la humanidad también se ha ido adaptando a la alimentación a base de dichos alimentos, por lo que el impacto de las modificaciones no ha sido notable. Pero las plantas transgénicas no llevan un desarrollo lento, y tampoco se consumen según se desarrollan, como pasa con el método de selección artificial usado en la domesticación. Los alimentos transgénicos se desarrollan en un corto período de tiempo y no se empiezan a distribuir hasta que se verifica que no son perjudiciales.

Pero a veces las pruebas realizadas antes de la distribución son erróneas o no se han hecho con una muestra de población lo suficientemente amplia como para abarcar muchos casos de consumo, y los transgénicos ocasionan alergias. Aunque no suele ocurrir, se han dado casos de alérgenos en productos transgénicos como el maíz StarLink, consumido en Estados Unidos, que ha producido reacciones alérgicas muy fuertes a los consumidores.

El problema de los alérgenos es el mayor de todos, ya que es el que afecta directamente a la población humana y que conlleva riesgos para la salud pública. De hecho, hay un caso también en Estados Unidos en el que varias personas enfermaron, con riesgo de muerte, por el consumo de cierta proteína generada por un gen de bacteria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario