21 feb. 2015

*Ola yo produsco EDM

¿Qué está pasando con el mundo?

Desde hace unos años, en las salas de baile de música electrónica reina el Electro House, y en las salas alternativas (véase Independance en Madrid), el Dubstep. Dos géneros que, por lo que sea, han llegado a lo más alto del consumo musical sin tener nada de especial. De hecho, ni el Electro House es lo más bailable (que se supone que buscan las salas de baile) ni el Dubstep es lo más "hardcore" (que es lo que buscan salas alternativas). Pero a todo el mundo le encantan (a un servidor le gustan pero sin pasarse, básicamente empecé en la música electrónica con el Dubstep pero ahora me aburre un poco, y el Electro House [el bueno :P] lo he descubierto este año).

Y este auge de la música electrónica viene dado por el avance de los ordenadores. Antiguamente necesitabas un estudio con un montón de hardware (una mesa de mezclas, varios sintetizadores, cajas de ritmos) para componerla, pero ahora mismo con un ordenador cualquiera, te descargas un DAW (como el FL Studio) y puedes tener todos los sintetizadores virtuales que quieras, todas las baterías y efectos que el ordenador pueda soportar, y te permiten "componer" tu música de forma fácil. Y claro, qué mola más que hacer tu propia música en tu casa. A lo mejor llegamos hasta a ser un "David Guetta" o un "Skrillex".

El problema llega cuando éstas herramientas para hacer música llegan a la gente que no tiene ni PUTA idea (recalcándolo bien, porque la verdad es que me toca la moral de forma bastante profunda. Probablemente dedique a esto alguna entrada más con el tiempo) de teoría musical. Los chavalines (y no tan chavalines, gente más mayor que yo) se descargan el programa y se ponen manos a la obra con su temazo (de Big Room House para su próxima "actuación" en Tomorrowland). El resultado de gente que no tiene ni idea de música usando programas de crear música es un desastre inaudible, y no se queda en términos de masterización, sino en términos de armonía (es decir, daña los oídos de la persona que escucha, literalmente).

Y lo peor es cuando ves a estos individuos distribuyendo su música, registrándola en la SGAE, recibiendo alabanzas de sus amigotes (diciéndole "*joe tio que guay está esta cancion de dubstep que te has montao :D_"), haciendo "spam" en las redes sociales, etcétera. Y tu, una persona que lleva años metido en la música, estudiando (y sobre todo practicando) acordes, escalas, melodías, partituras (*ala tio que son esas bolitas en palos que tienes pintadas en ese papel tuyo), ni haces la mitad de spam, ni se lo cuentas a la mitad de amigos que se lo cuenta dicho individuo, ni "lo pones en las nubes"; mientras que tu trabajo, que es el que debería estar "por las nubes" en comparación al trabajo de tu "compañero produstor", tiene la mitad de reproducciones que el tuyo.

Quizás no estoy (estamos) diseñado(s) para vivir en este mundo de gilipollas enlatados en su mundo lleno de agua con sal que no les permite ver más allá dado que las paredes de la lata son opacas, y que tienen los ojos llenos de sal (aplicado al tema tratado: gente que no tiene ni idea de música haciendo música, gente que no tiene ni idea de música diciendo al anterior que qué música más chula que hace, y gente que tiene idea de música comiéndose los mocos).

Quizás estoy exagerando el tema. Espera, que no lo exagero ;). Es la realidad y la mayoría de la gente ni de lejos va a saber lo que se siente al ver a un montón de necios por todos los lados creyéndose no necios, pero yo lo plasmo aquí por si alguien desea abrir los ojos.



PD: Esto no se queda en el mundo de la música, ni mucho menos. Gilipollas hay en todos lados, lo que pasa es que yo estoy metido en esto y me doy cuenta de lo que pasa en éste mundillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario