23 jun. 2014

El poder de la libertad

Supongo que con ese título esperábais algo diferente, pero no. Hablo de Android y de su mayor y mejor característica: la personalización. Desde cambiar el fondo de pantalla, la disposición de los iconos y esas chorradas a cambiar el launcher (pantalla de inicio), dar permisos root o directamente cambiar la ROM de tu móvil. Las posibilidades son infinitas (o casi), y hay mucha gente a la que le agrada un montón poder tener un móvil a tu gusto (no como en iPhone o en Windows Phone, donde la UI permite una personalización mínima).

La gente que experimenta y cacharrea con todo, como yo, ama este OS por eso mismo. Pero yo (aunque supongo que habrá más gente así) lo llevo al límite. No puedo estar cierto tiempo usando el mismo fondo de pantalla, el mismo launcher, el mismo cliente de twitter, el mismo tema de Whatsapp+. No puedo parar de probar launchers nuevos que van saliendo y apps nuevas de música.

Android me tiene retenido por el poder que tiene de hacerte sentir "libre". Puedes hacer todo lo que quieras con tu móvil. Además, que el OS sea de código abierto facilita mil veces más la tarea de hacer MODs y cosas para él. Creo que una vez que usas este sistema operativo y te pones como yo, no puedes usar otro. Puede que se nos pase por la cabeza probar otro OS, pero seguro que no podríamos abandonar a nuestro querido Andy.